Información de fondo

En los pasados 10 a 20 años casi todo el bosque desapareció en la parte del Petén donde trabaja la fundación. La quema de bosque por el cultivo de maíz y otros cultivos, incendios y también la expansión de ganadería son las causas más importantes de la deforestación. Muchos terrenos no son aptos para el cultivo permanente y una gran parte de los terrenos ahora no tiene uso y son guamiles bajos. Los campesinos tienen que usar sus tierras de una manera más sostenible porque la mayoría ya no tiene bosque para quemar. Por causa de la deforestación maderas preciosas como cedro o caobo desaparecieron completamente y otros tipos de madera de calidad baja han subido mucho en precio. El guano es muy escaso también.

Un techo de lamina ahora es más barato que un techo hecho de guano.

Hasta la leña esta escaseando y ya hay gente que tiene que comprar leña con sus escasos recursos. Antes también el bosque proveía a la gente con otros productos como frutas, hongos y carne del monte. Por causa de la deforestación muchos animales están perdiendo gran parte de su hábitat, por ejemplo el saraguate que ya está en peligro de extinción.

¿Qué hacemos?

La Fundación Guacamaya ha desarrollado tres programas educativos para mejorar el conocimiento de los niños sobre el valor del bosque y para ayudarlos a sembrar su propio bosque. Las historias de los diferentes programas son completamente diferentes, pero el objetivo de los programas es igual: ayudar a los niños a sembrar su propio bosque. El primer programa que ha desarrollado la fundación se llama: “Juanito y María siembran su bosque”. El programa describe que Juanito y María siembran su bosque y como mejoran sus vidas gracias al bosque que han sembrado. El programa ofrece muchas posibilidades al profesor para adaptar las historias a sus propios deseos y el programa también se puede usar en otras regiones como en el bosque de neblina. En la reserva de Chelemha trabajamos en conjunto con UPROBON.

El segundo programa educativo que ha desarrollado la fundación se llama: “Las aventuras de Pancho el saraguate”. En las historias los alumnos aprenden de una manera divertida sobre la vida de los saraguates y porqué están en peligro de extinción. Juanito y María, quienes aparecen en todos los programas, quieren ayudar a los monos y siembran un bosque de modo que ellos van a tener madera y otros productos del bosque y los saraguates tienen de nuevo un lugar para vivir. El tercer programa educativo se llama: “El ultimo pedacito del bosque”. El programa describe de una manera divertida como puede ser que hace 100 años todo el Petén estaba cubierto con bosque y ahora en gran parte no queda nada. Los programas se pueden dar a un grupo de alumnos en años consecutivos de manera que resulta un aprendizaje continuo sobre el valor del bosque y la reforestación.

Después de cada programa los alumnos reciben un diploma bonito, arbolitos y bambú para sembrar su propio bosque. Las historias están conectadas con diferentes ejercicios de idioma, matemática, ciencias naturales, formación ciudadana hasta expresión artística. Alumnos talentosos pueden participar en un curso para hacer muebles de bambú. El cultivo de bambú es una actividad importante del proyecto porque el bambú crece bien en la región y después de 5 años se puede cosechar bambú a largo plazo.

El cultivo de bambú no necesita mucho espacio y además las familias que tienen poco terreno pueden cultivar bambú.

Con la siembra de los árboles y el bambú los niños siembran su propia casa, muebles, leña y al fin un futuro más prospero. En 2014 más de 1.000 niños participaron en los programas y sembraron su propio bosque.